Clavijas de guitarra

Guitarras, Jose.GS, 23151 lecturas,
1 votes 1 Star

En este artículo voy a explicar todo lo básico que hay que saber sobre las clavijas para guitarras eléctricas y los principales tipos que hay.

Apuntar que en la actualidad existen infinidad tanto de fabricantes, como de tipos de clavijas, además del hecho que se copian entre ellos los diseños, ya sea bajo licencia o no.

La anatomía de una clavija es más bien sencilla; tiene un poste al que se anuda la cuerda, normalmente instalado a través de un agujero perforado en la pala del mástil, tiene un mecanismo que hace girar este poste, generalmente con un engranaje que puede venir cubierto o descubierto por una tapa metálica y finalmente tiene una especie de palometa que es la que giramos para tensar o destensar la cuerda.

Como elegir una clavija

Para elegir una clavija hay que tener en cuenta varios detalles importantes e ir con el sobreaviso de que a veces no se pueden cambiar por cualquier modelo, al no ser compatibles siempre las unas con las otras:

El ratio de giro determina el número de vueltas que necesitamos para tensar la cuerda. Generalmente varía entre 12:1 y 18:1 aunque hay fabricantes como Steinberg que ofrecen ratios de 40:1. 12:1 significa que deberemos girar 12 veces la clavija para conseguir un giro de 360º en el poste. Doce es un ratio muy bajo y 18 es un ratio altísimo. Cuantas menos vueltas necesitemos dar a la clavija, más rápido podremos tensar las cuerdas y por tanto instalarlas es mucho más cómodo. La desventaja de los ratios altos es que cuesta más ajustar la afinación de la cuerda con precisión.

Con un ratio 18:1 se puede afinar una cuerda con mucha precisión pero instalarla es una tarea tediosa porque tendremos que dar muchas vueltas al mecanismo. Por suerte existen unas manivelas de plástico que se acoplan a la clavija, lo que facilita la instalación.

El grosor del poste y su forma; El poste más común, el de las clavijas tipo “vintage”, tiene forma cilíndrica y un grosor de 11/32″. Sin embargo otros fabricantes montan postes con formas cónicas y distintos grosores. Es el caso de Schaller, Grover o Sperzel, por lo tanto si queremos cambiar de clavijas tenemos que tener en cuenta que si el poste de las nuevas es diferente, necesitaremos agrandar los agujeros de la pala.

Locking tuner

Si tienen sistema de bloqueo de la cuerda. Estos sistemas permiten atrapar la cuerda en el ojal del poste apretando un tornillo, de forma que luego no hace falta dar vueltas al poste con la cuerda al montarla. La instalación de la cuerda es más cómoda y los fabricantes claman que mantienen mejor la afinación.

Como se atornillan a la pala; La mayor parte de las clavijas van atornilladas a la parte inferior de la pala, algunas con un solo tornillo, otras con dos y otras, como las Sperzel, no llevan tornillos. Este es otro detalle a sopesar si queremos cambiar las clavijas.

Si cada clavija es independiente o va unida en una tira; Normalmente las tiras de clavijas pueden llevar 3 a cada lado o 6 clavijas en un lado, que servirían en palas tipo Fender. A veces las tiras de clavijas se pueden sustituir por clavijas independientes y otras veces no, por lo que hay que tener en cuenta las medidas y la situación de los tornillos.

La palometa o cabeza de algunos modelos se puede cambiar para variar el aspecto visual y en otros modelos no.

Ni que decir, que la calidad de la clavija en todo su conjunto, es fundamental para que aguante la tensión de la cuerda. Una mala clavija provoca que la cuerda se desafine constantemente.

Tipos de clavijas

Estos son algunos de los fabricantes de clavijas más reputados. Generalmente, el estilo del diseño de la clavija se conoce con el nombre de su fabricante original, por ejemplo, las “Klusons” las fabricaba la compañía Kluson, las Sperzerls la compañía del mismo nombre.

Kluson

Kluson La compañía Kluson fue fundada en 1925 y fabrica desde 1947 las típicas clavijas que se montaban en las primeras guitarras eléctricas de los años 50. Las Kluson más famosas son las que usaba Gibson en la Les Paul, con cabeza de plástico, aunque también las usó Fender y otros fabricantes con cabezas metálicas.

El estilo de las Kluson también se conoce como “vintage style” o “deluxe style” y es el estándar más común en cuanto a medidas de clavijas; 11/32″ de ancho, poste cilíndrico.

Kluson cerró en 1974 y despareció como compañía. La marca fue comprada en 1990 por “WD Music” lanzando una gama de reproducciones de las clavijas originales, aunque cabe decir que no tienen tan buena reputación como las antiguas. A su vez concedió licencias sobre sus patentes a otros fabricantes conocidos como Tonepro o Gotoh.

Schaller

Schaller Helmut Schaller fundó la compañía alemana en 1945. En 1950 comenzó a fabricar hardware para guitarras. Sus clavijas más representativas se lanzaron en 1974 y se hicieron famosas al ser montadas por Fender en muchos de sus modelos durante los años 70 y 80.

Estas son las clavijas que sustituyeron a las Kluson en la guitarra de Bruce Springsteen.

El poste de las Schaller requiere una abertura en la pala de 11/32″ por delante y 25/64″ por detrás. Por este motivo, Bruce Springsteen no podría volver a las Kluson si quisiera. Solo llevan un tornillo. Otra patente famosa de Schaller son las clavijas de bajo “BM”.

Grover

Grover La compañía de Cleveland fabrica clavijas desde finales del siglo XIX. Su diseño más famoso son los Rotomatics, montados por Gretsch y por Gibson en diversas ocasiones.

Las Grover se instalan con un solo tornillo y el poste requiere una abertura en la pala de 11/32″ por delante y 13/32″ por detrás.

Tanto las cabezas como todo el conjunto de la pieza es de aspecto más grueso que las antiguas Kluson. Tal vez por ello han sacado versiones en tamaño más reducido; tanto mid-size como mini-Grovers. Las mid-size son las que llevan algunas Gretsch de las era post Fender, con el mecanismo de giro al aire sin cubierta.

Grover Imperials

Grover Imperials Diseñadas por Grover en los años 70, de aspecto “art deco”, son típicas en las guitarras de Jazz como las D’angelico aunque también han sido montadas en las gamas altas de Gibson, Gretsch, etc…

Los postes necesitan una abertura de 13/32″ y llevan dos tornillos. Desde un punto meramente estético, estas clavijas no suelen quedar bien en todas las guitarras porque dan una sensación muy liviana.

Sperzel

Sperzel La norteamericana Sperzel fue fundada en 1977 e inventó en 1983 el sistema “Trim-lock”, lo que se llama “locking tuning key”.

Con este mecanismo la cuerda se pasa por el ojal del poste, se aprieta una rosca y queda atrapada sin necesidad de tener que dar vueltas al poste. Además los postes son regulables en altura.

Estas son las clavijas favoritas de Brian Setzer que traen todos los modelos de Gretsch firmadas por él. Se instalan sin necesidad de tornillos y el poste tiene un grosor de 25/64″.

El invento ha sido copiado posteriormente y casi todos los fabricantes ofrecen alguna versión de sus clavijas con sistema de bloqueo.

Gotoh

Gotoh Gotoh es uno de los fabricantes más reputados de hardware para guitarras. De origen japonés, tal vez sea más conocido por las reproducciones de calidad de casi cualquier tipo de componente que lleve una guitarra, desde clavijas hasta puentes pasando por pastillas. En lo que se refiere a hardware es excelente.

Cuando se requieren componentes con medidas métricas es casi indispensable porque gran parte del resto de fabricantes no las proporcionan.

En cuanto a diseños propios de clavijas, el estilo de Gotoh son los típicos afinadores que podemos encontrar en muchos bajos, como se muestra en la foto.

Nota sobre agrandar los agujeros de la pala

Esto es más bien una opinión personal aunque puede servir como aviso a navegantes; agrandar los agujeros de la pala para instalar unas clavijas diferentes no suele ser muy buena idea en muchas ocasiones.

Por una lado, para volver a instalar las clavijas originales necesitariamos colocar un adaptador en los postes, unos tubos metálicos para rellenar el exceso de agujero. No es raro que estos adaptadores no queden ajustados ni con los postes ni con los agujeros y uno de los peores sitios de toda la guitarra para tener piezas bailando es justamente en las clavijas.

Por otro lado he visto guitarras que perdían gran parte de su valor o no se podían vender bien por el mero hecho de haber agrandado los agujeros. Este suele ser un caso clásico de las Les Paul en las que se han instalado clavijas Schaller’s. Si a un posible comprador le gustan las Klusons tradicionales que debería llevar este modelo, se encontrará con que no las podrá colocar fácilmente.

Finalmente, por algún motivo, los agujeros que se agrandan suelen tender a agrandarse más hasta dejar la pala casi inservible. Puede suceder cuando se quiere colocar un adaptador en el poste de la clavija y resulta que el adaptador es más grande que el agujero que ya había sido agrandado antes. Holgarlo todavía más suele empeorar la situación.