Los magnetos de las pastillas en las guitarras eléctricas

Guitarras, Jose.GS, 19840 lecturas,
3 votes 1 Star

Explicándolo de forma muy resumida, las pastillas de las guitarras eléctricas funcionan captando las alteraciones que las cuerdas provocan en el campo magnético que crean.

Partiendo de esta afirmación, aquí muy simplificada, surgió la tradicional discusión sobre si la madera afecta o no al tono de las guitarras, discusión sobre la que hablabamos anteriormente en el artículo que dedicábamos a los mitos que rodean el mundo de las guitarras eléctricas y en la que no vamos a entrar ahora.

En este artículo me voy a centrar en otro elemento que también afecta al sonido y al que muchas veces no se le presta suficiente atención o es pasado completamente por alto; los magnetos y el material del que están hechos.

Los magnetos son el componente de las pastillas que crea el campo magnético necesario para que sea posible su funcionamiento. Básicamente son un imán, un trozo de metal que está magnetizado de forma permanente. Muchos usuarios, al adquirir una pastilla, solo se fijan en si son single-coils o humbuckers y en su salida, tal vez porque el material del magneto, que generalmente suele venir especificado, no les dice demasiado.

Pues bien, las propiedades del magneto y su composición tienen un efecto directo en el tono que va a ofrecer las pastillas.

La composiciones más comunes en las guitarras eléctricas son el alnico, que es una aleación de aluminio con níquel y cadmio (de ahí viene su nombre Al-Ni-Co), materiales cerámicos, cobalto y otros considerados “raros”, usados con menor frecuencia, como el samarium-cobalto o el neodymium-hierro-boro.

Las propiedades, de nuevo simplificando mucho y dejando claro primero que no soy un entendido en la materia ni mucho menos, son la fuerza magnética que tiene el imán y el campo magnético que crean. Estas propiedades, en el caso de las pastillas, suelen venir expresadas con un dato de superficie Gaussiana, aunque podrían considerarse muchos más factores como la curvatura Gaussiana o el efecto que tiene la suma de dos imanes si es que hay más de un magneto. Estas son las propiedades de cada material;

Alnico

AlNiCo II (superficie Gaussiana 7500). Los magnetos de alnico II ofrecen un sonido con mucho rango medio, graves esponjosos y sensación de compresión. El tono queda denso y granulado, muy apropiado para solos de rock y blues.

El alnico II es un clásico en las pastillas tipo humbucker aunque hay que apuntar que los PAFs originales que Gibson fabricó en los años 50, tomados como referencia, montaron magnetos de Alnico II, III, IV y V de forma aleatoria ya que compraron diversas partidas. Un buen ejemplo del sonido que tiene el Alnico II, lo podemos encontrar en las Les Paul que usa Slash con pastillas Seymour Duncan Alnico Pro II.

Los diferentes tipos de Alnico van numerados con II, III, IV, V… Cuanto mayor es este número, en principio mayor fuerza tiene el campo magnético que crean y por lo tanto la pastilla tiene más “fuerza” y mayor pegada. También suelen tener más brillo.

AlNiCo III (superficie Gaussiana 7000). La excepción a la regla es el Alnico III que en realidad tiene menor magnetismo que el Alnico II. Por contra, el Alnico III ofrece más brillo que el Alnico II, un sonido más abierto, claro, balanceado, suave y meloso.

El Alnico III es especialmente apropiado para pastillas colocadas en el puente, teniendo el ejemplo más clásico en las Telecasters originales de principios de los años 50 que llevaban pastillas con esta aleación. Después, Fender ha venido usando Alnico III en las recreaciones de estas pastillas como es el caso de las Nocasters y las Original Vintage que lleva la Telecaster 52ri.

Magnetos single-coils

AlNiCo IV (superficie Gaussiana 5600). Con magnetos de Alnico IV la pastilla tiende a tener menos salida pero ofrecen un tono brillante, claro y definido.

Según las declaraciones que realizó Seth Lover, el inventor de los PAFs, a Tim Mills de Bare Knuckle, los magnetos más comunes que se instalaron en los humbuckers originales de los 50 fueron de Alnico IV, simplemente porque eran la partida más abundante de la que disponían. Por este motivo, las pastillas con Alnico IV se asocian con tonos más vintage.

AlNiCo V (superficie Gaussiana 12800). En los últimos tiempos, el magneto más popular y extendido junto al Alnico II. Es uno de los imanes más agresivos de toda la serie fabricada con esta aleación. Ofrece más agudos y graves que el resto, más rango medio-alto en general y son especialmente buenos para tirar del amplificador o destacar la guitarra en la mezcla.

Son frecuentes en los humbuckers y eran los que usaba Fender en los años 50 en casi todos sus modelos. Muchos juegos de pastillas sobre-bobinadas, como las Texas-Specials, también llevan este tipo de magnetos.

AlNiCo VIII (superficie Gaussiana 8300). Las aleaciones mayores al Alnico V son raramente usadas en las pastillas para guitarras eléctricas aunque existen. El Alnico VIII sería ir un paso más alla del Alnico V pero es un material relativamente nuevo y bastante más caro.

Al igual que el V, ofrece un sonido agresivo, potente, más brillante todavía, claro y en general más moderno.

Magnetos cerámicos

Ferrita ó Cerámicos 8 (superficie Gaussiana 3850). Al no ser de un material conductivo, los magnetos cerámicos se usan cuando se quiere conseguir una pastilla con mucha salida, ya que si se logra, suenan llenos y bien balanceados o equilibrados. Ofrecen un sonido con agudos muy fuertes, graves ajustados y medios en su sitio. Con distorsión suenan bien pero usados con ajustes limpios pueden resultar muy flojos y sin vida.

Magnetos humbuckers

Usados con mucha distorsión son bastante útiles para conseguir sonidos góticos, teniendo un buen exponente en la Gibson Firebird, cuando le cambiaron las pastillas originales por mini-humbuckers con este tipo de magnetos para conferirle un sonido más agresivo y hacerla más atractiva de cara a los guitarristas de Heavy.

Otra aplicación donde los magnetos cerámicos se han vuelto muy comunes, es en los humbuckers en formato single-coil que pretenden emular el sonido original de las pastillas simples lo más fielmente posible. La mayoría de humbuckers en formato single-coil para Telecaster llevan magnetos cerámicos.

Materiales magnéticos raros

Neodymium 42 (superficie Gaussiana 13500). El neodymium es más frecuente en los conos de los altavoces que en las pastillas. Es uno de los materiales magnéticos considerados “raros” y por tanto son bastante costosos.

Aplicado a las pastillas, el neodymium se usa cuando se buscan salidas extremas ya que es el punto donde mejor suenan. Ofrecen sonidos potentes, tipo hi-fi con zonas ampliadas tanto de graves como de agudos, ataques muy rápidos y probablemente sean los magnetos más agresivos de todos los que se fabrican y los que más diferente suenan, tanto que pueden resultar no aptas según para que gustos.

Samarium-cobalto Este es el material que Fender está usando en algunas de sus pastillas noiseless, en concreto en las SCN diseñadas por Bill Lawrence. Es otro de los materiales magnéticos considerados “raros” y por lo tanto caro.

Se puede magnetizar a niveles muy elevados por lo que se usa para fabricar imanes en miniatura, apropiados para ser instalados en single-coils y cápsulas reducidas. Requieren menos bobinado para funcionar. El sonido que ofrecen tiene un caracter más moderno que cualquier pastilla vintage.

Un cambio de magnetos puede mejorar una pastilla problemática. Por ejemplo, un PAF con magnetos de Alnico II que hipotéticamente tuviese un sonido demasiado exagerado y comprimido, lo que en inglés se llama “in the face”, podría ser mejorado instalando unos magnetos de Alnico III.

La única forma correcta de hacer esto sería conseguir magnetos de varios tipos II, III, IV, V… e irlos probando de uno en uno, ya que el sonido final de la pastilla depende también de otros factores como el bobinado, el material de la cabeza de los tornillos, etc…